jueves, 27 de agosto de 2009

El tedio en las calles,


(1) "Nos aburrimos en la ciudad". Cinco palabras para describir un círculo subterráneo, las cinco primeras palabras del texto situacionista firmado por Gilles Ivain bajo el título de "Formulario para un nuevo urbanismo". Pero, aún hay un anillo más amplio en este infierno urbano: el tedio, esa forma de dar muerte al tiempo de vida que anuda el aburrimiento y la diversión, el trabajo y el ocio, como sendas formas de un encierro en el que las horas acaban calcinadas. Ardemos de tedio en la ciudad.
Algo me hace pensar que esta muerte anticipada guarda relación con cierta forma de transferir una imagen enajenada a nuestros modos de representarnos la vida en las calles. No escapamos de la retícula, pensamos; no escapamos del laberinto, de la repetición de las calles y, entonces, vivimos como si nuestra ciudad fuese la ciudad planificada del urbanista. Nos imaginamos ocupando la celda, abandonando la celda en un movimiento dado en función de un desplazamiento que se exige para ocupar de nuevo la celda, la siguiente celda. Animales enjaulados en una idea, porque ni siquiera la existencia de una realidad urbana planificada es suficiente para garantizar una vida encerrada en una retícula.

(2) Marco Polo describe Esmeraldina al Gran Kan. Habla de una "ciudad acuática" en la que "una retícula de canales y una retícula de calles se superponen y se entrecruzan". Habla también de una ciudad en la que sus habitantes "no conocen el tedio de recorrer cada días las mismas calles", ya que la combinación siempre posible de itinerarios acuáticos e itinerarios terrestres garantiza una serie potencialmente infinita de trayectos. Pero eso no es todo. Marco Polo observa que un hipotético trabajo de cartógrafo sobre Esmeraldina debería contemplar el hecho de que allí "los gatos, los ladrones, los amantes clandestinos se desplazan por calles más altas y discontinuas, saltando de un tejado a otro, dejándose caer desde una alta glorieta hasta un balcón, bordeando canalones con paso de funámbulos". Y es así como "un mapa de Esmeraldina debería comprender, indicando con tintas de diferentes colores, todos esos trazados, sólidos y líquidos, patentes y ocultos" (Italo Calvino, Las ciudades invisibles).

(3) Pide a alguien que dibuje una ciudad. Muy probablemente aparecerá representado ante ti algo semejante a la típica vista del skyline de Nueva York. Un contorno, perspectiva frontal, espacio tejido para abrazar el aire y una incógnita indescifrable alrededor de los pasos posibles de sus habitantes. Pide ahora que dibuje su ciudad. Pronto comenzará a aparecer el laberinto, la tela de araña, la línea sin horizonte dibujada por el ojo de Dios, bajo el cual no es posible vivir. No hay espacio aquí para lo patente, no hay espacio tampoco para lo oculto. No hay ni un paso que dar.
Agentes del tedio en nuestras formas de vivir según un espacio concebido, mientras las figuras de lo urbano, así las ciudades invisibles, son innúmeras. Tal vez un día poco probable, el fuego que nos consume las horas prenda en el lugar oportuno y arrase todas las calles. No serán calles de adoquín, cabe imaginar, sino de esquema. Ese día podremos decir aquello de que "el fuego está en el cerebro de la gente, no en el tejado de las casas", y saldremos a andar al encuentro de todo lo imposible.


7 comentarios:

Dmm dijo...

Me remontaron a uno de los tantos pasajes escritos cuando las ciudades recién se apoderaban del espacio.
Sabor a fábula de s.XIX

Saludos

Atsum dijo...

Es lo que nos toca a lo Seres Urbanos, vivir en (y del) tedio, caminando por jardines de espinosas rosas entre la mierda.

B.J. Turner dijo...

Dmm: Sí, la historia del tedio como enfermedad urbana comienza en el XIX, con sus médicos especialistas y sus víctimas mortales. El XX, en esto como en otras cosas, le dio una amplitud que no tuvo en el XIX, consecuencia, en parte, de la generalización de los servicios y del mercado del ocio.

Atsum: La cuestión para mí es que finalmente no hay necesidad alguna en el tedio, no es "lo que nos toca" sino una de tantas enfermedades autoinfringidas. Hay otras figuras de lo urbano vivibles.

Saludos.

WORKROOMFILMS dijo...

Me encanta la palabra tedio.
el siglo XX masificó el tedio.
Y el XXI lo digitalizara.

Antonio dijo...

Podría parecer que sólo leo a Calvino y algunas veces me gustaría que eso fuera cierto, leer una y otra vez Les ciutats invisibles sin solución de continuidad, que esta historia, en lugar de penetrar desde el libro hasta mi corazón, naciera siempre nueva desde mi corazón hasta mi piel, de manera que la impresión más nueva que de ella tuviera, fuera la que más adentro en mi corazón se encontrara.

Atsum dijo...

El tedio es necesario, de lo contrario no tendríamos qué combatir en el mundo urbano. De ahí que sea lo que nos toca, para entretenernos luchando contra él. Considero innecesario, estimado B.J. Turner, situarlo entre las "enfermedades autoinfringidas". No obstante, coincido contigo en que "hay otras figuras de lo urbano vivibles", por no decir que todo lo urbano es vivible (dejando a examen el concepto).
Saludos.

Sergio dijo...

Pero cada ciudad tiene, como diría Borges, un jardín con senderos que se bifurcan aunque, si solo ves la parte no viva de ella, puede sepultarte una sensación de absoluto aburrimiento.

Toda ciudad tiene una parte viva que, aunque esa parte esté aburrida, posee caminos y puentes a nivel visible, y un sinnúmero de senderos, túneles, calles acuáticas y aéreas que se establecen y cambian de dirección y de sentido continuamente, sinnúmero invisible de senderos bifurcándose que solo el atento puede descubrir, aunque jamás sea el mismo al otro día.

Sí, el tedio es una enfermedad autoinfringida, normalmente para evitarlo solo hace falta abrir oídos y ojos.

Un abrazo.