miércoles, 10 de septiembre de 2008

Flâneurs en la blogosfera,

·
Junto a los nombres de santos, próceres, generales y padres de las patrias, existen en algunas ciudades calles dedicadas a seres fantásticos, chistes, giros del lenguaje. Componen una especie de geografía emocional, un recuerdo de las pequeñas luchas, que se resiste a sucumbir a la almidonada lógica del homenaje y al racionalismo de las avenidas numeradas.
Walter Benjamin recuerda en el Libro de los pasajes, que en París existieron -o todavía existen- calles como la rue des Mauvais Garçons -calle de los chicos malos, que existe-, la rue Femme-sans-Tête -calle de la mujer sin cabeza, que existió- o la rue du Chat qui Pêche -calle del gato que pesca, que existe. De entre la banal construcción de lo cotidiano por parte del urbanismo, el situacionista Gilles Ivain destacaba, entre otros, el nombre de la rue Sauvage -calle salvaje, que existió y ya no existe más- como un "último estadio del humor y de la poesía" presente todavía en los carteles de las calles.

Desde Rosas entre la mierda proponemos el concurso "Flâneurs en la blogosfera" para todos aquellos amantes del vagar por calles insólitas.
1. El objetivo: Se tratará de consignar en los comentarios a este post los nombres de calles que, por sus cualidades cómico-poéticas, puedan destacarse de los que vienen empleándose al uso.
2. El premio: Como recompensa se ofrece un hermoso paseo en compañía de las damas que ilustran estas palabras y, tal vez, un retrato de Baudelaire sin dedicatoria.
3. El plazo: Hasta el 10 de noviembre del presente año 2008.

Buena suerte.


30 comentarios:

Anónimo dijo...

En Cabezo de torres, Murcia, hay una calle que se llama "calle de los peligros".

MARICHUY dijo...

Hola

Jaja ya comprendo porque me decías que me esperara para ver a las damas paseantes... es que acá en México, cualquier bloguer hubiera puesto la foto de alguna actriz medio en cueros...

Pues necesito darme una zambullida par ver de que nombres me acuerdo. De entrada, me viene a la mente una callecita ubicada aquí en la Cd. de México en el barrio de San Ángel, llamada "El callejón de la amargura"; calle empedrada, con balcones de hierro forjado, buganvilias y geranios colgando; lindísima y hasta pintoresca, aunque muy chiquita.

Saludos

Mersault dijo...

En la ciudad de Cali, Colombia, hay una calle llamada: "La calle de la Escopeta"

Dolores Garibay dijo...

Hola B.J. Turner,

Conozco varias historias sobre algunas calles de la Ciudad de México.

Ahorita me viene a la mente una leyenda sobre dos calles de Coyoacán, por donde viven mis padres y por donde iba al colegio de pequeña.

Una es la calle de Tatavasco que cuentan que en la época de la colonia una mujer de atractiva figura solía pasear por esos rumbos pero siempre llevaba un velo negro que le cubría el rostro. A la mayoría de los hombres les atraía el misterio que envolvía a aquella dama hasta que un día, uno de ellos decidió robarle un beso. Espero a que la mujer pasara por la calle, la jaló por la cintura hacia él y al momento de levantarle el velo del rostro, descubrió con horror que tenía la cara de un perro.

El otro es el Callejón del Aguacate. Ignoro por qué le nombraron así, pero, además de servir como arena de lucha para ajuste de cuentas entre varios de los alumnos de mi antiguo colegio, (ahí volaron dientes, quedaron chorros de sangre en el pavimento y se fracturaron huesos... ¡qué recuerdos!) cuentan que ahí vivió una monja que por las noches se aparece para espantar a los transeúntes. Hay varios testimonios de mucha gente que asegura haber visto a una mujer vestida de monja y sin piernas que desaparece entre las paredes del callejón. La gente evita pasar por ahí cuando oscurece, incluso conocí a una familia que tuvo que vender su casa y mudarse de lugar porque los espantaban mucho. Yo, para serte honesta, nunca he visto a la tal monja a pesar de que me he quedado hasta la madrugada esperándola. Y sin embargo hay quienes aseguran haberla visto... mis primos son algunos de ellos.

Otra leyenda clásica es la del Callejón del Beso, aunque ese ya no se localiza en la Ciudad de México, sino en el estado de Guanajuato. La historia es un poco trágica sobre dos jóvenes enamorados -hombre y mujer, por supuesto- que se veían en los balcones de ambos lados del callejón para demostrasre su amor enviándose besos. El papá de la muchacha, que no estaba de acuerdo con esa relación, acabó por ahorcarla porque prefería ver muerta a su hija, antes que casada con alguien que no fuera de su mismo nivel social. Y desde entonces, en memoria de estos dos enamorados, es una tradición que uno vaya con su pareja y se de un beso al llegar a ese callejón para alcanzar la felicidad eterna. Bueno, todo es leyenda por supuesto, no hay garantía de que funcione realmente.

Hay un libro clásico al respecto que llama "Tradiciones y leyendas de las calles de México" de Artemio de Valle Arizpe. Si puedes conseguirlo, te lo recomiendo ampliamente.

Excelente tu blog, me ha gustado mucho.

Besos chilangos

mujer poliédrica dijo...

así sobre la marcha recuerdo una callejuela del centro de Bogotá, de la zona colonial que se llama "calle del pecado mortal", de cuando las calles aun se llamaban con letras y bueno, de sur a norte atraviesa la ciudad otra no menos cómico-poética, pero sí más numérica, que se llama la "carrera séptima". un abrazo

Letras sobre Santiago dijo...

En santiago de Chile habia una calle que se llamaba "del Cornudo Oviedo", El tal Oviedo tenia una heladeria y la atendia su atractiva mujer, que fue seducida por un oficial.
Todo santiago sabia la historia y la calle paso a llamarse de esta manera.
Saludos!!
Desde santiago de chile

Miguel Ibáñez dijo...

Pues yo ahora mismo no me acuerdo de ninguna calle en especial, pero lo que sí he hecho es anunciar el concurso en La grúa de piedra y enlazaros. Me ha encantado el aire francófilo del blog, y ese aspecto general prometeico y rebelde que a un cristiano como yo le pone melancólico (¡ah los herejes de antes, los de toda la vida!)
Enhorabuena

CARLOS ARTURO GAMBOA dijo...

Gracias por la invitación, me parece un buen ejercicio desentrañar el misterio del lenguaje cuando se bifurca en las calles.

En Bogotá, existió una llamada "Calle del cartucho", que más que una calle era todo un territorio de miseria a donde iba a parar los desposeídos...

En Ibagué,(Colombia) ciudad donde vivo, hay una calle muy famosa por sus burdeles que se denomina "Calle caliente".

Y como un dato curioso de creación ciudadana recuerdo que en un carteL de señalización de una cierta CALLE C, alguien reescribio CALLE SE

Un saludo

Anónimo dijo...

Si supiera cómo, incluiría aquí las fotos que me traje, en una visita a Ribeira Sacra ourensana, de un par de calles consecutivas en Castro Caldelas rotuladas como CALLE DESENGAÑO y CALLE OLVIDO: toda una filosofía, a lo mejor.

Jabuga dijo...

Ni que decir tiene que no creo saber de calle alguna que pueda eclipsar a la del "Cornudo Oviedo", pero por intentarlo que no quede.
En Sevilla tenemos una calle que se llama "Cabeza del Rey don Pedro".En ella,Pedro I (el cruel), abatió en duelo a uno de sus adversarios. Como la pena para los duelistas era la decapitación, quedando el despojo capital como advertencia en el lugar del delito, el rey Don Pedro saldó su deuda colocando la cabeza de piedra de una de sus estatuas (era hombre de recursos)y siguió batiéndose tan contento.
Otra calle con leyenda es la del "hombre de piedra" (que aún puede verse empotrado en el muro, según cuenta la leyenda, por blasfemo). Pero llama la atención la calle "niño perdido", bautizada así supongo que por razones obvias.
Tenemos también "el corral del acabóse", la calle "Relampaguito", la calle "Noche de verano" (les pillaría faltos de ideas), la calle "Quejío" y "nana de espinas"(no muy confortables).
Y por acabar con alguna, la calle "Esclava del Señor"(no sé de qué señor, pero vaya chollo!!).

Y si tengo que elegir, me quedo con el callejón del agua :)

Gracias por su invitación y saludos a todos.

Sinclair dijo...

Hola, acá en chile y exactamente en la ciudad de Santiago hay un pasaje muy cerca de mi casa al que todos llaman el pasaje de la "Cultura", aquí podemos ver a los ladrones más miserables de Santiago, a los narcotraficantes dueños del territorio y de su miseria, es un pasaje oscuro, rayado con las declaraciones de amor al equipo popular de fútbol, en el suelo sólo puedes caminar sobre vidrios de botellas rotas y alguna que otra deshonra, es gracioso escuchar a los de la esquina que ya dejan de ser humanos diciendo a sus nuevas victimas que siempre se encuentran en el pasaje de la " Cultura".
Será ya que la droga transformó en esa su cultura? será que poco a poco vamos cediendo nuestros espacios a ellos, a los nadie, y como dice Galeano " a los que cuestan menos que la bala que los mata".
saludos.

Sinclair dijo...

Me acordé de otro, en la sexta región, cerca de Malloa, leí una vez que existía una localidad llamada " Salsipuedes". Se llama de esta manera porque la dificultad para salir de esta localidad era bastante alta, ya que lo único que unía a este lugar con el resto de Chile era un puente en mal estado que se inundaba cada año.

Argentum dijo...

Hola, gracias por la invitación; aqui en México se pueden hallar bastantes ejemplos; al momento solo se me ocurren el "Callejón del trancazo", una callejuela horrible, con casas de cartón y madera; o anteriormente una calle que se ha convertido en una avenida llamada Eje Central se llamaba "niño perdido", el nombre dice todo. Si recuerdo mas te los comunico; saludos.

Berenyze dijo...

Estoy entretrenida en la búsqueda de calles con nombres llamativos y lo que he encontrado hasta el momento son las siguientes calles en Murcia capital:
-Nuestra Señora de los Buenos Libros.
-Sierra de la Muela.
-Matadero.
-Regalicias.
-Carril del pequeñín.
El barrio en donde he vivvido casi toda la vida se llamaba antiguamente Quitapellejos y en el que estoy ahora,Barrio de las Ranas, ambos nombres tienen su historia.

Jetter dijo...

Recuerdo en Cádiz un "Callejón de los piratas".

Gerolamo dijo...

En Elx está el barrio (popularmente conocido como) de la Rata y el de la Puñalá.

Gerolamo dijo...

Y acabo de recordar que, a las afueras del pueblo, está El Camino de la Casa del Ruido, cuya historia desconozco, y la Carretera del León, llamada así por encontrarse en ella La Casa del León, en donde se dice que hace muchos años, el dueño tenía un león, aunque parece que la versión más verosímil de la historia es que dicho león era en realidad la estatua de un león.

Emily Noanán dijo...

Muchas gracias por la invitación sera un honor hablar de las calles raras de mi ciudad...

solo me queda la curiosidad de saber el porque me has invitado...

un saludo :)

al rato que salga a la calle mirare cuales son las mas raras y te dire...

Dolores Garibay dijo...

Wow! veo que el concurso ha sido un éxito, las respuestas han sido de lo más interesante.

Gracias x la invitación

Besos chilangos

B.J. Turner dijo...

Muchas gracias a todos por la excelente recepción del concurso "Flâneurs en la blogosfera". Todas las calles y las historias que las acompañan bien merecen un premio.
Sólo quisiera indicar que las aportaciones de participantes anónimos, por razones obvias, no entrarán a concurso.

Un saludo a todos, y que siga la flâneurie.

Anónimo dijo...

Es imposible mejorar la "calle de la Rue del Percebe", en Rivas-Vaciamadrid.

A mi, personalmente, siempre me ha afectado mucho pasar por la "calle de la Vida y de la Muerte", en Segovia

mujer poliédrica dijo...

De paseo por Valencia descubrí una por la que he pasado mil veces sin reparar en el nombre. Cerca del mercado central, desenbocando en el Lisboa está la "Calle de los Cambios", parece ser que es el lugar donde se cambiaban las vías del tren, pero también se pueden hacer fantasías varias sobre el nombre y sus consecuencias...

Stultifer dijo...

En el centro de Málaga hay una calle llamada PITO. Es un pequeño callejón, donde quizá en la anntiguedad silbaban los afiladores. Hoy es una calle apestosa donde muchas perosnas van a orinar justamente debajo del cartel que la anuncia.

B.J. Turner dijo...

A mí, de Málaga, siempre me ha hecho mucho efecto la calle "Quitapenas". Muchas gracias por el aporte, Stultifer.

¡Que siga la flâneurie!

shysh dijo...

Cerca de mi casa hay una plaza de que se llama Plaza de la Duda (Plaça del Dubte).
En Christchurch (NZ) estuve viviendo en Rocking Horse Road (Calle del Caballito Balancín) y una de sus travesías se llamaba Mermaid Place (Calle de la Sirena).
Saludos

Anónimo dijo...

Hay un pueblecito de la provincia de Palencia, en España, conocido como Terradillos de los Templarios, con una calle también llamada "Sal Si Puedes". Obviamente, no solo no tiene salida sino que tiene una entrada estrechilla, por culpa de un vecino incívico que agrandó su finca...

Anónimo dijo...

No, Anonimo dijo muchas cosas, pero no esto.

LA NINYA DEL PANTANO DIJO:

En el Barrio del Carmen, en València, en uno de esos callejones que los domingos por la manyana huele a pis y si aparcas el coche te lo desaparca la grua, vivia una perdiz.

Como bien sabemos, la perdiz es un animal clasificado por los expertos clasificadores de animales, como uno de los màs bondadosos y dignos, y la perdiz, (a la que llamaremos Perdiz) que vivia en este callejon, ahora encantadoramente apestoso, es un buen ejemplo.

Cada tarde, a la hora de los toros y la salida del colegio, Perdiz salia de su pequenya casita y se dirigia hasta la Plaza del Angel, para conversar con los gatos sarnosos mientras discutian la mujer del Arandinos con el peluquero. Después Perdiz giraba a la derecha por la Calle Palominos, donde siempre sonaba alguna vieja copla que Perdiz bailaba con mucho salero. Tras los gorgoritos de Joselito, iba disminuyendo los graciosos movimientos de su danza hasta volver a su paso normal. Para cuando esto sucedia, ya se encontraba casi siempre en la Calle Roteros. Luego giraba a la derecha por la Calle de las Rocas, y justo en este momento siempre se le ponian las plumas de punta por la humedad que tienen las piedras alli. A pesar del frio, Perdiz siempre estaba atenta por si veia algun senyor cabezudo (viven muchos alli tras la gran puerta de madera). El paseo continuaba con un vuelo hasta lo alto de las Torres de Serranos. Alli Perdiz subia arriba, en lo màs alto, para contemplar a los de abajo, y pasaba horas y horas sintiendo el ritmo de colores que pasa bajo el arco. Cuando caia la tarde y antes de quedarse en la luna, Perdiz volvia por la Calle de Serranos y finalizaba su paseo girando por la calle en la que vivia, que por supuesto,ahora se llama Calle de la Perdiz.

Y evitando finales felices por la integridad de Perdiz y los de su especie, hasta aqui se puede contar sobre este personaje bondadoso que dio nombre a esta calle el Barrio del Carmen en la que ahora huele a pis los domingos por la manyana.

Y recordad: nada de esto es leyenda, hay algunas historias que los leyenderos se olvidan de contar, sobre todo las reales.

Perdon por las faltas de ortografia, el teclado francés tiene sus limitaciones para escribir en castellano ( y yo también).

Saludos de lluvia sobre los adoquines.

(Y a ver si la proxima aprendo a publicar un comentario con nombre propio.)

B.J. Turner dijo...

Cuando en una perdiz y a través de las calles del Carmen, se juntan el arte de la flâneurie y el de la fábula, el resultado sólo puede ser espectacular. Gracias por esta historia de una animalidad tan humana.

Un beso, Niña del pantano.

torsimany dijo...

Ayer, perdiendo un poquito la mañana por el centro de Bucarest, me encontré con la calle "Donde besé a Mimi". Aunque no sea el nombre real de la calle sino más bien un apodo, no deja de tener su encanto. He visto más calles con nombres similares, así que, si mi estancia en Bucarest se prolonga más de lo que estaba previsto en un principio, habrá más fotos como ésta.

B.J. Turner dijo...

Con esta bonita tentativa de conservación de la memoria concreta en el nombre de la calle en Bucarest, cerramos el plazo de presentación de candidaturas. Ahora es el momento de votar.

Enhorabuena a todos los flâneurs aspirantes, y que la blogosfera reparta suerte.