miércoles, 16 de abril de 2008

Ni hablar del todo,


Hoy, cerca del mediodía, un miembro del clero católico manifestaba en el Palacio episcopal que "el todo no existe". Rechinar de dientes en los coros celestes, malestar entre los padres de la Iglesia. Bien está que la conversación no versase sobre generalidades ontológicas ni sobre el dogma trinitario, sino sobre bienes patrimoniales, la iglesia como suministradora de mercados emergentes, vieja historia, vieja historia. Bien habría estado también que alguien hubiese espetado al cura un sonoro: "¡Menos aspavientos nihilistas, pater, menos aspavientos nihilistas!", para acto seguido firmar el mismo cheque por el mismo importe y en pago a los mismos servicios prestados, y sin rigidez ninguna. Hora de la transacción: 12:35.


2 comentarios:

JOAN dijo...

EN FIN,EN REALIDAD NADA ES NADA SI NO HA OCURRIDO, Y UNA SUMA DE LA TOTALIDAD QUE SÍ QUE HA PASADO ES EL TODO.
NADA Y TODO SE UNEN COMO LA PUNTA EL GRIFO ABIERTO AL HABLAR DE BIEN ESTAR LABORAL DADO QUE POR MUCHAS VECES 0 SIEMPRE SERÁ 0
EL CONDUCTOR DEL CHOFER DE UN MERCEDES LARGO Y NEGRO, TUNEADO CON UNA CRUZ DE MUERTOS

B.J. Turner dijo...

Jo diria...Com sempre, sabia i boja projecció d’imatge. Una alegria trobar-te per ací.
O también diría...Como siempre, sabia i loca proyección de imagen. Una alegría encontrarte por aquí.